Press "Enter" to skip to content

Miguel Vargas es la cura de la agonía que vive el PRD



Kelvin Ortiz Faña (Archivo)

Compartir:

              

Por Kelvin Ortiz Faña

El domingo 7 de junio de 2009, Miguel Vargas Maldonado fue electo por la Comisión Política del Partido Revolucionario Dominicano como presidente de esa organización partido.

Desde esa fecha, hasta hoy, sus logros al frente de esa organización política son muy negativos, cada proceso electoral, bajo su control, el PRD pasa de mal a peor.

Creo que es único político de la historia universal, que es buen funcionario y un mal político, porque no hay fórmula para explicar el debacle de una organización política con tanta historia, bajo el control de un mismo presidente.

Lo más correcto que debe de hacer Miguel Vargas en los próximos días luego de estos resultados en las elecciones presidenciales y congresuales, claro, si se respeta y tiene vergüenza, es renunciar de la Presidencia del PRD y que nuevas ideas, con sangre nueva, dirijan un partido que ha aportado tanto a la democracia dominicana y que duele verlo en las circunstancias que está, agonizando.

Es increíble lo de Miguel Vargas, perdió las elecciones presidenciales en el 2008 y todos los vaticinios lo pronosticaban como próximo presidente de la República en el 2012 y, por su mal manejo en la Presidencia del PRD y hacer acuerdo con Leonel Fernández si la aprobación de esa organización política, lo llevaron hasta donde está hoy políticamente, difícil de ingerir por una sociedad tan exigente.

En el 2012, Miguel Vargas le entregó todos los recursos del PRD a Hipólito Mejía para su campaña presidencial, pero nunca le levantó las manos ni se subió a la patana en campaña política, un gran error, todo por rencores viejos de la derrota en las elecciones internas de esa organización.

Al perder las elecciones Hipólito y el PRD, como siempre se busca un culpable, todas las acusaciones cayeron sobre los hombros de Miguel, hasta traicionero lo llamaron, pero Miguel, ni se defendió ni dijo nada y ese silencio, le ha traído malas consecuencias.

Desde ese año, Miguel Vargas y el PRD han tomado su propio rumbo a la desaparición y no se le puede echar la culpa a la división, porque anteriormente se había dividido, pero su acción dictatorial no ha permitido que el PRD tome su propio vuelo.

Ya el PRD no es un partido mayoritario, no recibirá los fondos de la Junta Central Electoral como antes, pronosticar su futuro es difícil y más si sigue en manos de Miguel Vargas, único instrumento que le queda para tener vigencia política y negociar en el futuro.

Ojalá, Miguel Vargas reflexione y entregue el PRD a mejores manos, para ver si el destino del partido blanco cambia, si no lo hace, es hora que la juventud se revele, que la sangre y espíritu de José Francisco Peña Gómez, si aún queda ahí, se lo rebata y salve ese instrumento de la democracia. ¡Salven al PRD!

Seguirme @KelvinOrtizF

  

Compartir: